Inicio > 3. Myanmar > Viendo la vida pasar desde Hsipaw

Viendo la vida pasar desde Hsipaw

Hsipaw (pronúnciese Sipo) es uno de esos lugares que atrapa, no tiene absolutamente nada especial, y quizás eso sea lo maravilloso de este lugar. La naturalidad, la vida tranquila de un pequeño pueblo de montaña, la facilidad de entablar conversación con la gente y la cantidad de sonrisas que parecen aflorar incluso más que en otros lugares.

Y cuando digo que atrapa, se ve en la comunidad de viajeros que vienen esperando quedarse uno o dos días y acaba aquí 3 y 4. Y es simplemente por eso, porque uno aquí ve la vida pasar tranquilamente, rodeado de montañas y de arrozales, de gente trabajando y comiendo en los pequeños puestos callejeros.

El mejor plan que se puede hacer en Hsipaw es hacer pequeñas excursiones a los pueblecitos de los alrededores, atravesando los arrozales y llegando a pueblos sin carreteras, con pequeños molinos como generadores del pueblo que te retraen años atrás, los niños bañándose en los riachuleos junto a los búfalos, y mientras paseas por los pueblitos ves cada familia a lo suyo, unos comiendo, otras lavando, otros agitando los árboles para conseguir que caigan los mangos maduros, cada escena es como para quedarse horas viendo una vida sencilla, y alegre pese a todo.

Existe un pequeño Bagan cerca del pueblo, como ellos lo llaman, y podría denominarse extremadamente pequeño Bagan porque no son más que unas decenas de estupas pero de las cuales hay alguna más que impresionante entre ellas.

Y una visita que es interesantísima es la de la fábrica de palomitas. Fábrica que nos pasamos tres veces mientras la buscábamos porque aquí una fábrica es una chocita de paja que bien podía ser una casa, de hecho creo que también es la casa de esta familia tan encantadora.

Te acercas y una mujer, la que lleva el negocio te explica que lleva ya unos meses sin hacer palomitas por la falta de pedidos, las hace en una olla a presión especial que tras 20 minutos al fuego la abre y la mezcla del aire caliente y frío hace que el maíz explote! Nos pidió una y mil veces perdón por no poder hacer la demostración, pero ahora se dedica, mientras espera pedidos de palomitas, a hacer snaks de patatas, y ahí te sientas con ella, mientras fríen patatas desecadas que multiplican su tamaño y se vuelven crujientes. Se pasan por una mezcla de chili para que estén bien picantes y a embolsar en pequeñas bolsas de plástico que se cierran con una vela fundiendo el borde.

Finalmente hay varios monasterios con novicios que juegan contigo al juego que se torne, ya sean canicas o pilla-pilla, y tras el esfuerzo a sacar el agua del pozo a refrescarse.

Anuncios
Categorías:3. Myanmar
  1. irene.arredondo
    20/07/2010 en 14:19

    Hola javi!!

    Recuerdo que antes de amrchar me dijiste que había gente que no entendía el porqué de tu viaje, ni los motivos, ni el objetivo. Alguna vez les he comentado a conocidos el viaje que estás haciendo, y, por desracia, me he dado cuenta de que tenías mucha razón… mucha gente lo ve como simple turisteo y no sabe discernir entre tu viaje y unas vacaciones “exoticas” en un resort… Ayer llegué a Santander, y le estuve enseñando a mi madre el blog (por cierto, le han enamorado las fotografías) y me encantó el comentario que hizo cuando lo estaba viendo, y tengo que copartirlo contigo. Dijo, simplemente, “este chico está adquiriendo una cultura impresionante. Con lo joven que es, y la cantidad de cultura que le está dando este viaje, no sé si se dará cuenta…” Un comentario simple, pero muy cierto. Por eso muchas veces termino mis comentarios diciendote ¡Felicidades!

    Un beso,

    Ire

  2. Patxi
    20/07/2010 en 14:56

    Hola Javiertxo

    llevo un día muy duro, agotador y bastante estresante y la verdad es que pocas veces una entrada tuya me ha llevado a una situación de paz y de tranquilidad como la que despliegan tus comentarios y fotos de hoy.
    En fin, gracias por el esfuerzo de estar todos los días ahí y darnos estos recreos que nos transportan muy lejos de los problemas de cada día.
    Abrazos

  3. palomita
    20/07/2010 en 19:46

    eres un gran observador… los comentarios hacen que parezca que veo las fotos desde tus ojos.
    me encanto verte el otro dia con el pelo largo otra vez y con barbassss,jijiji, me alegro de que sigas disfrutando de tu viaje sin rumbo
    un besote!!

  4. pablete
    21/07/2010 en 19:36

    Hola soy Pablo pequeño,tienes mas bigote desde que chateamos y en ese pueblo… ¿has jugado a las canicas?.Y te hablo en la cuenta de Margarita porque no se cambiar la cuenta.
    BESOS

  5. pablete
    21/07/2010 en 19:40

    Como bien compruebas hemos sabido cambiar la cuenta jejeje

  6. merceditas
    22/07/2010 en 18:11

    Hola viercho.Estoy poniéndome al día y disfrutando del libro que mamá ha imprimido, ya sabes que soy de la vieja escuela. Es tan bonito seguir tu viaje, los días eufóricos, los momentos de nostalgia… siempre trasmites ilusión y tanta admiración y respeto por las personas que vas conociendo que realmente es difícil no replantearse nuestro día a día. Mañana me voy a mis montañas, a reencontrarme con mi gente, mi pasado y mi presente. Tú sigue escribiendo. Eres como la mariposa que al mover las alas en una parte del mundo provoca un huracán en el lado opuesto.Muchos besos alumno privilegiado.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: